Dando de comer al troll…

Me gustaría contaros en esta entrada uno de los pasatiempos que más me divierten como máster. El de ir recogiendo las migajas que me dejan los jugadores a lo largo de intensas sesiones y darles un uso, si es posible, en futuras aventuras. No me refiero a las peticiones directas, sino a lo que el ojo no ve. Esto puede ser algo tan nimio como una conversación casi sin importancia con el tabernero (de esas en las que se dice más de la cuenta), hasta mirar mal al PNJ equivocado, o provocar a una criatura influyente importunando a uno de sus esbirros sin saberlo. Ojo, no se trata de ser vengativo, pero opino que si los personajes y sus jugadores se enfrentan a las consecuencias de sus actos todo es más entretenido. El mundo cobra vida. Y un secundario plano puede pasar a formar parte importante de tramas futuras.

El caso es que tengo la suerte de contar con jugadores bastante creativos para ciertos aspectos del juego. Deja que te cuente una: nos encontramos a principios de 2015, 23:17 de la noche (vale, hora arriba, hora abajo). El grupo se adentra en una serie de cavernas a resguardarse de la lluvia. Tras explorar un rato, sufrir los efectos de varias nubes de esporas y decidir que en el lago al fondo de la gruta se va a meter Rita™, el grupo monta campamento cerca de la entrada, a la espera de que amaine el temporal un poco.

Una de las cosas de la que no se percataron es que la caverna estaba aún ocupada, aunque los habitantes no se hallaban en ese momento allí. Deje su mensaje. En mitad de la noche, con el paladín de guardia, un troll aparece entre la lluvia, se adentra en la caverna y se topa con nuestros intrépidos aventureros. No hace falta decir que el troll quedó convertido en pulpa de troll. Veo al jugador de Rothgar, el enano, revolverse en la silla pensando. Poco antes habían descubierto un estrecho agujero en el suelo, cerca de donde habían acampado, y parecía que no tenía fondo.

— Oye, yo quemo al troll, pero antes le corto un brazo y lo tiro al agujero ese.

Risas. Que si verás cuando el troll regenere, que va a parecer un gusano, que si se morirá de hambre antes de poder salir… En fin. Réquiem por otro troll.

Fast-forward. Mayo de 2016.

Voy conduciendo con mi mujer cuando se me viene a la cabeza esta escena (estaba en  un semáforo, así que no hubo frenazo dramático), y cómo aprovecharme de ésto para crear un villano que los atosigue durante las próximas sesiones. El grupo está atrapado en las Tierras Salvajes de las Fatas. La cueva de la que os hablaba antes estaba relacionada con ésta parte de la trama, y conducía a este plano a través del lago en el que nadie quiso mojarse. Y a través del estrecho agujero. Me pongo a ello.

La idea es la siguiente: el troll, tras regenerarse de la mejor manera que pudo, en el agujero frío y oscuro, encuentra la salida hacia abajo. Llega a las Tierras Salvajes. Su cuerpo, parecido al de una serpiente deforme, empieza a cambiar a lo largo de los meses según se alimenta de lo que puede en el bosque nevado al que ha ido a parar. Las energías del lugar lo transforman poco a poco. Y día a día revive en su cabeza el infierno por el que ha pasado. Joder, tengo que dejar de leer tanta literatura chunga.

El resultado, lo que me ronda la cabeza, es una bestia similar a una serpiente musculosa, textura fangosa y velocidad infernal. Cuando se alza sobre su abdomen y abre la boca, de su interior surge el torso deformado del troll, con un par de brazos marchitos y una cabeza alargada. Ha perdido toda semblanza de raciocinio y cordura (lo poco que tenga un troll de por sí). Y tiene la capacidad de vomitar todo el ácido de su estómago sobre los ingénuos PJs.


Serpentroll (o Gusatroll, nombre en desarrollo) VD 8

PX 4,800
Aberración Enorme N
Inic +7; Sentidos visión en la oscuridad 60 pies, olfato; Percepción +14

DEFENSA

CA 24, toque 13, desprevenido 13; (+5 Des, +11 natural, –2 tamaño)
pg 116 (10d8+60)
Fort +13, Ref +12, Vol +16

ATAQUE

Velocidad 50 pies
C/C mordisco +12 (2d6+8), 2 garras +12 (1d8+8)
Espacio 15 pies; Alcance 10 pies.
Ataques Especiales arma de aliento (ácido, CD 21, daño 5d10); desgarrar (2 garras, 1d8+12)

ESTADÍSTICAS

Fue 26, Des 20, Con 23, Int 1, Sab 12, Car 3
Ataque Base +8; BMC +14; DMC 31
Dotes Iniciativa Mejorada, Poderío Intimidatorio, Soltura con una Habilidad (Percepción), Voluntad de Hierro
Habilidades Intimidar +15, Percepción +14
Lenguajes Gorgoteos y Rugidos


Cuando los personajes se reencontraron con su viejo amigo él los reconoció de inmediato. El clérigo reconoció unos segundos después al troll. Fue un momento emotivo. En cualquier caso, lejos de ser un combate letal, resultó entretenido. El grupo, intuyendo lo que le había pasado al troll, trató de mantener a la criatura viva para sacarle información de la localización del agujero por el que había caído a este plano, pero resultó inútil. La criatura volvió a morir a manos del grupo, sin posibilidad de regenerarse, por lo visto. Sin muchas esperanzas, el grupo trata de rastrear el camino hasta la guarida del troll…

Continuará. Porque aún hay más…

Imagen por Kimsuyeong81: http://www.deviantart.com/art/Trolls-357827801

4 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *