Reseña: Nexus

Conseguí Nexus en PDF no hace mucho. Fue con la creación de la comunidad Nexus, un mes o dos antes del mecenazgo, que me picó la curiosidad. Y mordí el anzuelo. Casi al mismo tiempo que me recomendaron 3:16 por diversos canales. Así que, indeciso, con la creación de este blog entre manos y un par de campañas que terminar de jugar, dejé ambos a un lado.

Para salir de dudas, me apunté a la partida sorpresa que se jugó ayer, a saber:

Desde un punto de vista narrativo, la partida me pareció muy épica. Paco nos hizo estar al borde de la silla desde que empezó la acción. Como novato, aprendiendo un nuevo sistema, me sentí como la liebre perseguida por los galgos: bien jodido. Dejando de un lado el resultado de la partida, te voy a decir qué me ha gustado de Nexus, y qué no.

Perdidos en el espacio

Nexus es un juego de rol creado por Jesús Rolero. El transfondo nos cuenta cómo la humanidad descubre,en un futuro próximo, el Marzio. Se trata de un mineral que, debido a sus aplicaciones, impulsa el desarrollo de la humanidad. Tras salir de la tierra y de fundar colonias en lugares cada vez más lejanos del sistema solar, el ser humano es ya tan dependiente del Marzio que su pronta escasez supone un grave problema. En busca de nuevas fuentes de Marzio, se descubre el Canal. Esta acumulación de masa permite el viaje a una zona desconocida del universo donde el hay ingentes cantidades de Marzio.

El único problema: viajar a través del Canal no está exento de peligros. Es aquí donde entra en juego el proyecto Nexus. Tres naves ciudad despegan dirección al canal: Tierra I y Tierra II, con la tecnología necesaria para establecer colonias donde sea necesario, y Nexus, una nave ciudad militar cuyo objetivo es proteger la misión. Aunando fuerzas, estas tres naves surcaron el firmamento, acabando con la escasez de mineral y salvando a la raza humana de un final aciago…

No, ¿no? Pues no. Durante las maniobras para cruzar el Canal, algo impacta con la Nexus provocando que la nave quede a la deriva. Para más inri, los datos de la localización no coinciden con los informes, se desconoce cuanto tiempo ha pasado desde el accidente hasta la reanimación de la tripulación, y parte de ésta sufre de amnesia.

IA-central

Por el dominio

En esta coyuntura, interpretas a un soldado del Dominio, un habitante de la nave Nexus. Que el viaje haya salido mal no significa que la misión haya terminado. Mientras los líderes de la misión encuentran una solución, los habitantes de la nave ciudad continúan extrayendo Marzio de lugares cercanos. Durante estas misiones es donde viene lo interesante. Nunca se sabe lo que te espera. Contacto con vida alienígena, inteligente o no. Ruínas. Peligros ambientales. Ningún peligro es lo suficientemente grande cuando la humanidad está en juego.

Una cosa más. Aislada como está la Nexus, el gobierno del Dominio empieza a flaquear dentro de ésta. Muchos soldados empiezan a plantearse si no sería mejor preocuparse por el destino de sus habitantes. Entran en juego aquí los Rebeldes. Esta facción está compuesta por todos aquellos que no están de acuerdo con la autoridad del Dominio sobre la nave.

El juego de da los detalles suficientes como para crear misiones de lo más variopintas, así como el estado actual de Nexus, su gobierno, política… Todo está ahí en esas 68 páginas.

El sistema

Lo primero que debes es decidir si vas a ser un comando o vas a ser un tecnólogo. Esto va a determinar tus habilidades, ventajas e implantes, así como tu rol dentro de una misión. Los comandos son tropas ligeras de apoyo, los tecnólogos tropas pesadas cuyos conocimientos les permiten extraer Marzio.

dificultades

¿Cómo se resuelven las acciones? Pues es tan sencillo como tirar 1d6 y sumarle un atributo o habilidad a la tirada. El resultado se compara con la dificultad de la acción. Y ya está. El sistema permite realizar acciones conjuntas, prestar apoyo a un compañero para modificar el resultado de una tirada, o defender. No voy a entrar a detallar todas las habilidades, ventajas y demás porque el sistema está disponible en formato paga lo que quieras. Aunque sencillo, el juego permite la suficiente variedad como para que tus decisiones a la hora de crear tu soldado importen.

Decisiones, decisiones…

Además de tus capacidades, todo soldado comienza una misión con varias dosis de TRN. El TRN es una droga que permite a un soldado actuar por encima de su capacidad normal. No sólo es importante elegir cuando gastar las dosis por su cantidad limitada. Abusar del TRN conlleva consecuencias negativas. Es una droga, al fin y al cabo.

Otros recursos incluyen los puntos de Mérito. Como soldado recién salido del simulador, tu Mérito es cero. Pero a medida que cumplas misiones podrás acumular hasta cinco puntos, y con ellos podrás añadir dados de seis adicionales a una tirada.

Finalmente, la interpretación que hagas de tu soldado y las decisiones que tomes te otorgarán Humanidad/Frialdad y Deber/Rebeldía. Estos parámetros irán cambiando en función de tu comportamiento y por tu lealtad hacia el Dominio (o carencia de ésta).

Cuando el director de juego considere que una de las acciones del personaje tiene un impacto importante en la evolución de su ética y, al mismo tiempo, abarca alguno de los rasgos hacia los que tiende su conducta, podrá permitir que este sume su valor en los mismos a una tirada de atributo

Y es que, en Nexus, cada decisión importa.

NoratUn juego táctico

Por si fuera poco, tras el informe de misión, cada soldado puede equiparse como crea necesario para ésta. Nexus tiene un catálogo de armas, armaduras y equipo, además de numerosas modificaciones aplicables a éstos. De nuevo, cada decisión importa. Durante la misión que sufrimos, por ejemplo, uno de mis personajes llevaba una armadura con un sobrecargador. El sobrecargador genera un pulso de energía que deshabilita el blindaje de tu objetivo cuerpo a cuerpo, a la vez que le causa daño. Sin embargo, nuestros adversarios generaban una explosión al morir que hacía el combate cuerpo a cuerpo muy poco recomendable (como se pudo apreciar por la prematura muerte del capitán Cárter).

Y es que el juego es letal. No interpretas a uno, sino a dos soldados. Nexus es un juego inmisericorde, y así debería comportarse el director (me quito el sombrero ante Paco, que le perdonó la vida a Sven tras morir mi primer personaje). Tal y como hablamos tras la partida, Nexus funciona muy bien para one-shots. Pero si el pelotón, o parte de él, sobrevive lo suficiente, una campaña te va a permitir sacarle todo el jugo al sistema.

¿Hay algo malo?

Bueno, podría argumentar que un dado de seis para resolver acciones simplifica mucho las cosas, pero dada la naturaleza del juego es algo que se le puede perdonar. El sistema está diseñado para soportar el transfondo y para representar la corta vida de un soldado de la Nexus. No me pareció para nada simple cuando cinco de los ocho integrantes de la misión fuimos reducidos a pulpa. ¿Sencillo? Por supuesto. Este es un ejemplo, en mi opinión, de cómo hacer las cosas bien sin inflar el manual con material innecesario. Además de que deja espacio para tus propias ideas sin demasiadas limitaciones.

Es un juego que da pie a momentos de combate táctico tanto como a momentos de interpretación intensa. Siendo “gratis”, creo que no hay excusa para no considerarlo. Si te gusta, puedes aportar lo que quieras para demostrarlo. Y si quieres más, aún quedan pocos días para que se cierre la campaña del juego en formato físico. La única pregunta que de verdad importa es: ¿Estás con el Dominio, o estás con los Rebeldes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *