Musas Astrales: Beyond Countless Doorways

Buenos días, amantes de lo bizarro. Siguiendo con la racha de entradas dedicadas a Planescape, de una forma u otra, hoy te traigo uno de los libros que me están sirviendo de inspiración para la campaña que tengo entre manos. Beyond Countless Doorways (BCD a partir de ahora) es un suplemento publicado bajo la OGL por Monte Cook, Wolfgang Baur, Colin McComb y Ray Vallese bajo el sello editorial de Malhavoc Press. Aunque requiere del uso de los manuales básicos de D&D 3.5, no creo que sean necesarios para sacarle todo el jugo al material aquí presentado, aunque sí un cierto conocimiento del sistema. Los cuatro autores de este libro son veteranos del escenario de Planescape, y han unido fuerzas y talento para trasladar el sabor exótico  y las ideas que formaban los cimientos de éste escenario al sistema D20.

Un primer vistazo

En la portada, rk post nos da la bienvenida con una sugerente ilustración a todo color. Tapa dura. Páginas de gramaje alto con un tacto agradable. Interior en blanco y negro. Ligero olor a madera, y fuerte sabor afrutado…… Ejem. A lo largo de este libro de más de 200 páginas nos vamos a encontrar con descripciones más o menos detalladas de varios planos y mundos en los que desarrollar aventuras, así como reglas para dotar de coherencia dichas aventuras. Cada capítulo incluye una de estas descripciones, trasfondo, cuáles son las conjunciones más comunes entre dicho plano y sus vecinos, reglas particulares, monstruos, razas, dotes… Además, una tabla relaciona las criaturas que habitan el plano con el manual y página en que aparecen. Cada capítulo viene rematado por una sección que explica los mejores usos que puedes darle al plano en cuestión, así como varios ganchos de aventuras.

A través de las puertas

Primera decepción. Lejos de ser incontables, el libro sólo contiene 18 de estos planos que comentábamos antes. ¡Que me devuelvan mi dinero!

Cada uno de estos 18 capítulos describe una serie de mundos muy diversos para emplear en nuestras propias campañas. Puedes tomar el material tal cual viene en el continente. O puedes aprovechar el contenido tomando lo que más te guste de cada capítulo. La organización es, sin lugar a dudas, uno de los mayores inconvenientes de este suplemento. Cada capítulo incluye monstruos, razas, dotes, PNJs, que creo se podrían haber organizado en capítulos al final del libro, con sus correspondientes referencias.

Dicho ésto, el libro es un claro precursor de suplementos como los de Numenera, que siguen una estructura similar pero más depurada que éste. Las páginas rebosan de semillas que estimulan la imaginación, que es la herramienta más poderosa cuando acometemos una tarea tan descomunal como es viajar de un plano a otro. Es normal aferrarse a lo cotidiano y tratar de dejar un pie en lo conocido para no perderse demasiado. Pero creo que el verdadero potencial reside en dejarse llevar por lo verdaderamente bizarro.

Algunos ejemplos

Así, nos encontramos con Avidarel, un plano en el que su estrella se apagó debido a que sus fieles dejaron de rezarle. Fragmentada en mil pedazos, Avidarel guarda tesoros en forma de metales y gemas. Pero es un lugar hostil, plagado de no-muertos, y de los espíritus de sus antiguos habitantes.

O Palpatur, un mundo viviente sumido en un profundo letargo provocado por una invasión demoníaca. El propio suelo de este mundo es carne, de la que se pueden modelar artefactos con propiedades asombrosas.

O las Montañas de los Cinco Vientos, donde cinco ciudades hacen frente al Caos más puro. O el Alma del Dios Durmiente, un mundo donde los sueños y pensamientos de Dios se materializan en forma de cuevas repletas de mecanismos y engranajes.

La calidad del material es indudable. Cada cual podrá encontrar sus propias joyitas, enterradas entre toda la morralla que no le sirva. Para mi gusto, hay oportunidades desaprovechadas. Los navíos aéreos de Ouno, el Reino de la Tormenta, ¿tenían que ser construidos en la forma de antiguos galeones? ¿Por qué el Reino de los Lagartos incluye enanos y humanos? ¿Por qué no eliminar el componente “cotidiano” de un plumazo? Todo esto se traduce en trabajo que hay que emplear en modificar material que de por sí me gusta, o simplemente desecharlo.

La chicha

Dejo para el final el primer capítulo de este volumen. En este capítulo se nos muestra el funcionamiento del multiverso. Y aquí, amig@ mí@, hay material muy útil. Salvo que uses la cosmología básica a rajatabla, vas a encontrar pasajes muy interesantes sobre qué tipos de mundo puedes encontrarte, cómo usarlos, movimientos de planos, conjunciones, eventos… Por ejemplo, en este capítulo encontrarás información sobre tormentas planares, o temblores de realidad.

Hay un par de plantillas interesantes en este capítulo. El Guardián Planario te permite modificar una criatura para convertirla en un guardián de su plano. Esta criatura tiene que tener al menos 10 DG, y obtiene más habilidades cuantos más posea. Los Dicotomistas, por otro lado, vienen en parejas. Se trata de campeones de un concepto. Por cada Dicotomista de la Ley, hay uno del Caos. Por cada uno comprometido con el Bien, hay uno del Mal. Cada dicotomista sabe la identidad y apariencia de su adversario. Cuanto más avance un dicotomista la causa de la que es campeón, más poderoso se vuelve. Y cuando su plano está completamente conquistado por su concepto, tiene la posibilidad de viajar a un plano en el que su ideal esté en conflicto con su opuesto para hacerse aún más poderoso luchando por su causa.

¿Digno sucesor de planescape?

Dando el cierre a la chapa, el libro tiene chicha. Con este tipo de “antologías”, uno corre el riesgo de que no le guste el material presentado. En mi caso, aquí hay suficiente para hacer sufrir a multitud de grupos haciendo algunos cambios a las ideas de estos cuatro autores. Planescape fue un escenario increíble, y me parecería injusto comparar este libro con la creación de Zeb Cook. Como inspiración, me parece una gozada. Si bien es mejorable en ciertos aspectos (la cartografía es un poco cutre para mi gusto), el PDF bien merece unos euros por pillarlo.

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *